Se ha ganado una batalla, pero la guerra continúa

REFLEXIONES SOBRE LAS ABSOLUCIONES EN EL “CASO BOMBAS” Y A UN AÑO DE LO OCURRIDO CON EL COMPAÑERO LUCIANO PITRONELLO.

“Estamos muy conscientes de que esto es una guerra, compuesta por muchas pequeñas e infinitas batallas.”

(Palabras de algunos anarquistas de USA, llamado a solidarizar con los anarquistas torturados por policias tras una manifestacion en Chicago en Mayo de 2012.)

Sin duda alguna nos embarga la alegría por la absolución de los compañeros del “Caso Bombas”. Es una alegría que queremos compartir con todos sus cercanos, con quienes nunca les abandonaron y quienes agitaron permanentemente incluso cuando nadie quería escuchar lo que estaba claro desde un comienzo: que este era un caso de venganza y persecución política contra compañeros pertenecientes a entornos de lucha anticapitalistas y antiautoritarios.

Sin duda que hoy nos burlamos llenos de alegría y odio perpetuo hacia el enemigo. Después de haber obligado a los compañeros a estar durante 6 meses sentados en el banquillos de los acusados, después de haberlos mantenido casi un año en prisiones de máximo castigo y habiendo hecho una huelga de hambre de más de 60 días, los últimos acusados del mediático “Caso Bombas” han sido absueltos de todos los cargos imputados por la fiscalía.

Después de más de 5 años de investigación, con decenas de carpetas con miles de páginas de cientos de seguimientos, escuchas telefónicas, agentes encubiertos, utilización de testigos sin rostro, etc, los ayer arrogantes fiscales terminaron saliendo por la puerta trasera del tribunal, cabizbajos y humillados. La inteligencia policía ha quedado una vez más en ridículo, mientras que las bombas y las acciones de ataque continúan siendo reivindicadas por compañeros anónimos tanto en Santiago como en otras ciudades del país.

Sin embargo, bajar la guardia y demostrar una confianza que nunca tendremos hacia las instituciones del enemigo sería un gran error. Por eso creemos necesario analizar las implicancias de la absolución judicial dictada en favor de loscompañeros insertándola dentro del contexto mayor de guerra social en que se ha desarrollado la investigación del llamado “Caso Bombas.”

1) ABSOLUCIÓN JUDICIAL EN LOS TRIBUNALES DEL PODER

La resolución judicial de absolución de cargos dictada el 1 de Junio, representa un precedente legal que probablemente hará que enemigo piense mejor las cosas antes de levantar operativos represivos tan burdos contra compañeros con historias de vida ligadas a experiencias de lucha anticapitalista y antiautoritaria.

Dos elementos de dicha resolución nos resultan importantes, pues tienen directa relación con la difusión de ideas antiautoritarias y con la situación de otros presos acusados de colocación o porte de artefactos explosivos .

Lo primero es que los jueces argumentaron que los centros sociales y casa okupas no son lugares directamente vinculados con ataques directos a símbolos y estructuras del poder y que no se puede juzgar a alguien de dichos hechos por poseer literatura o tener pensamientos contarios al orden dominante. Ya sabrán quienes comparten nuestras reflexiones que de ninguna manera destacaríamos esto por valorar la democracia y las libertades civiles concedidas por el sistema, sino que solo nos interesa mencionar que esta resolución pone trabas a las policías y fiscales para utilizar las mismas pruebas en sus acusaciones sobre atentados explosivos. Sin embargo, también es un incentivo para sofisticar sus investigaciones, hacerlas más precisas y menos desordenadas, pues si algo tenemos claro, es que nunca dejarán de perseguir a quienes combaten el poder.

El otro elemento importante es que los jueces se negaron a considerar como actos de terrorismo las colocaciones de artefactos explosivos incorporadas en la acusación, considerándolos solo como delitos comunes (como por ejemplo, daños a la propiedad publica y privada) Si esta interpretación persiste, los demás compañeros y personas actualmente encarcelados a la espera de juicio acusados de colocación o porte de artefactos explosivos (Luciano Pitronnelo “Tortuga”, Iván Silva, Carla Vedugoy Hans Niemeyer) podrían ver rebajadas considerablemente sus posibles condenas o acceder a penas alternativas como firmas mensuales o arrestos domiciliarios.

Sin embargo recién el 2 de Agosto los jueces entregarán los argumentos completos de la absolución, teniendo luego la fiscalía 10 días de plazo para apelar ante la Corte de Apelaciones y solicitar la anulación completa del juicio. En dicha instancia podrían haber por lo menos tres escenarios: 1.) Ratificación de la absolución. Lo que probablemente haría que los fiscales recurran a la Corte Suprema, el máximo tribunal del sistema. 2) Ratificación de la absolución, pero considerando los bombazos como actos terroristas. Lo que repercutiría negativamente en los casos de los otros presos ya mencionados. 3) Anulación del Juicio. El peor escenario no deseado, implicaría comenzar el juicio todo de nuevo.

2) LO QUE GANÓ Y PERDIÓ EL ENEMIGO. LO QUE GANAMOS Y PERDIMOS NOSOTROS.

“Porque cuando te dedicas completamente a alcanzar un objetivo, es seguro que lo conseguirás. Porque cuando te pones en la lucha hasta el final, entonces ya has vencido. Porque las relaciones anarquistas de compañerismo es lo que proyectamos y es para lo que luchamos.”

(Palabras de Theofilos Mavropoulos, preso anarquista en las cárceles del Estado griego, Abril de 2012)

“(…) un rebelde se convierte en guerrero cuando es capaz de volver a levantarse por mas fuerte que haya sido la caída, (…) de ver una realidad aunque tenga todas las de perder, un guerrerx no necesariamente tiene que saber confeccionar una bomba o manipularla (…) los guerrerxs son peligrosxs por sus ideas y principios, porque van hasta las últimas consecuencias, siempre firmes, inquebrantables, porque no se traicionan a si mismxs, ni a sus compañerxs, (…) en esta guerra son muchas las ocasiones de gozo, pero también hay momentos de amargura, porque es una guerra, no una moda juvenil, y enfrentarse al sistema de dominación utilizando estos términos puede traer nefastas consecuencias y debemos saberlo de antemano.”

(Extracto de “Carta a los corazones indómitos”, del compañero insurreccionalista Luciano Pitronello. Tortuga, Febrero de 2012)

Reivindicando una concepción de la lucha basada en la agitación y la conflictividad permanente contra el poder no medimos necesariamente los procesos en base a criterios cerrados de victoria o derrota. Por ejemplo, un preso antiautoritario puede estar encerrado, pero eso no significa necesariamente que el enemigo le haya vencido en su voluntad de lucha. O puede haber innumerables espacios reales o virtuales de encuentro entre compañeros o de difusión de comunicados y acciones que pueden hacernos creer que avanzamos a paso firme, pero si esto no se complementa con el debate, el análisis, la reflexión y la autocritica permanente entre afines en dichos espacios, el accionar y su contenido se estancan, se cristalizan y no se desarrollan en cualidad. Es complejo entonces y a veces relativo medirse en victorias y derrotas.

Sin embargo la lucha está compuesta por innumerables batallas, acontecimientos o momentos donde el conflicto se agudiza concretamente y de los cuales salimos unas veces más o menos golpeados y otras veces salimos más o menos triunfantes.

Con las absoluciones en el “Caso Bombas” el enemigo ha sufrido un revés moral y mediático. Es necesario aprovechar estos momentos de debilidad psicológica y de pérdida temporal del control de la opinión pública para hacer propaganda directo contra las entrañas del poder, de su policía y sus ansias de control total. Sin embargo, que no quepa duda de que también el enemigo sabrá sacar lecciones de este tropiezo (perfeccionando, por ejemplo, su aparato investigativo) y no bajará la guardia. Recordemos que al “Caso Marini” (operación represiva llevada cabo en Italia a mediados de la década del 90 contra entornos anarquistas), que es la matriz del “Caso Bombas” chileno, le han sucedido operativos similares en el tiempo, como el “Proceso Cervantes” (mediados de la década del 2000) y otros operativos similares que hasta el día de hoy se siguen enfocando en compañeros anarquistas de diversas ciudades de Italia, cada uno superando al otro en materia de legislación represiva, investigaciones, acusaciones y encarcelamientos. Y esos son solo unos pocos ejemplos.

Y es que los poderosos saben muy bien que la guerra social es una continuidad. Ellos la declararon desde que comenzaron a ejercer su dominio sobre el planeta. Por eso no nos sorprende escuchar las palabras del Ministro del Interior, el represor sionista Rodrigo Hinzpeter., quien luego de haberse mostrado orgulloso y seguro de haber atrapado a los autores de los bombazos, hoy expresa la necesidad de “encontrar a los verdaderos responsables” de estas acciones, e intentando siempre homologar el interés del Estado con el de toda la población, Hinzpeter dice que “en Chile nadie quiere bombas, y que estas ya dejaron un compatriota muerto y otro herido”, refiriéndose al PunkyMauri y a Tortuga. Pero se equivoca, pues nosotros nos alegramos cada vez que un edificio del poder es atacado de la forma que sea. Y además, somos junto a Mauri, Tortuga y todos los antiautoritarios, orgullosos apátridas enemigos del Estado y del poder y no toleraremos que utilicen a nuestros compañeros para validar sus discursos de pacto social.

Nosotros, los que combatimos al poder, ganamos una sentencia que servirá de precedente para otros juicios, una ventaja moral frente al enemigo y la alegría de tener a un puñado de compañeros caminando un poco más libres por las calles.

Sin embargo, el enemigo ya dio un golpe certero con su operación represiva, ya que la razzia del 14 de Agosto de 2010 no solo afectó a unos cuantos compañeros, sino que también golpeó de manera significativa un entorno entero de lucha: el de los centros sociales y okupaciones anarquistas y antiautoritarias. El enemigo desalojó, clausuró e incluso demolió ciertos espacios de encuentro, solidaridad y discusión colectiva; los poderosos esparcieron el miedo, impusieron el silencio y a quienes no corrieron a refugiarse bajo sus camas les obligaron a hacerse cargo de la prisión de los compañeros (difusión del caso, defensa legal y cubrimiento de las necesidades de los encarcelados), aminorando y dispersando las fuerzas de un entorno que si bien no constituye la totalidad del amplio espectro de lucha, sí estaba generando dinámicas antiautoritarias de solidaridad y difusión de ideas y prácticas contrarias al poder.

Quedará para la autocrítica permanente y el juicio sobre nuestra experiencia en la historia la poca capacidad de respuesta de dicho entorno en el plano de la continuidad de la difusión de la praxis antiautoritaria. Pocos continuaron asumiendo en la práctica las compartidas ideas insurreccionales de guerra contra el poder, sus leyes, sus sirvientes y sus valores autoritarios. Varios también criticaron sin mayores argumentos el rol de los espacios abiertos tan concurridos y valorados durante un tiempo. Y si bien un error fue tal vez no haberse preparado adecuadamente para la respuesta represiva del enemigo, creemos que nadie puede venir a criticar hoy la difusión de ideas y experiencias antiautoritarias de las que tantos compañeros nos nutrimos en espacios como La Crota, La Idea, el CSO Sacco y Vanzetti y el CSA Jonny Cariqueo. Por eso no compartimos un análisis planteado por los compañeros de los “Comandos Insurreccionales” (de quienes valoramos sus experiencias y les consideramos compañeros pero no necesariamente una fuente de verdad absoluta) al decir que las okupaciones han crecido en el ultimo tiempo. Puede ser que sí, pero a nosotros nos interesan las okupaciones que luchan contra la autoridad, y claramente esas no han crecido en el último tiempo, por lo menos en Santiago, al contrario, cada vez hay menos espacios abiertos de agitación, solidaridad y encuentro entre compañeros afines (solo espacios como La Kólera o la Feria del Libro Anarquista han sido notables excepciones). Tampoco compartimos la idea de que en dichos espacios no debía haber cartas de presos, afiches llamando a la revuelta o textos insurreccionales, pues eso es desconocer que dichos espacios son lugares donde se ha convocado públicamente a actividades de solidaridad y de difusión de ideas antiautoritarias y no son espacios de planificación de acciones de ataque como planteaba el enemigo.

Otra victoria importante del enemigo es la experiencia que ha adquirido en el combate contra el nuevo enemigo interno. Se logró golpear un entorno de lucha posicionando en los medios de comunicación y en la opinión pública la idea del okupa anárquico como un individuo peligroso y terrorista. Yesta experiencia y aprendizaje sin duda nutrirá a los poderosos de otros territorios así como éste se alimentó de la experiencia represiva de otros Estados que ya han lidiado con el “anarquismo insurreccional”. Solo hay que ver la operación represiva y mediática contra compañeros anarquistas en Bolivia. Fuerza para ellos. (ver nota)

El quedarse callados ante las mentiras del enemigo sobre nuestros espacios de lucha, hacerse a un costado en medio de un contexto represivo, dejar solos a compañeros presos, darse cuenta que más de alguna persona repitió un discurso de guerra social para encajar en un entorno sin comprender el peso de lo que decía, en fin, frenar sin mayores reparos el avance de nuestra lucha…esa es la verdadera derrota de la cual costará recuperarse. Que cada uno vea donde están sus aciertos y sus fallos.

Así, el aprendizaje en torno a la experiencia del “Caso Bombas” deja de manifiesto la necesidad permanente de vincular la solidaridad a los presos y la difusión del caso con el contexto de guerra social en que se desenvuelve todo golpe represivo. El desafío es grande, pero no imposible. Solo nuestra voluntad, convicción, creatividad y autocrítica puestas en acción pueden darnos las respuestas.

3) Y EN MEDIO DE TODO, NO OLVIDAR A LOS PRESOS…

“Quien olvida a los prisoneros de la guerra anarquista acabará olvidando la guerra misma.”

(Declaración de los presos de la organización Conspiración de Células del Fuego ante los tribunales griegos en una audiencia de Mayo de 2012)

“(…) si yo que me encuentro en una situación realmente extrema soy capaz de solidarizar de alguna forma, lxs compañerxs del otro lado del muro no tienen ningún tipo de justificación para no dejar hasta la última gota en la calle.”

(Palabras de Luciano Pitronello, Tortuga, en solidaridad con los compañeros del “Caso Security”)

El mismo día 1 de Junio en que se dictaba la absolución de los compañeros del ”Caso Bombas”, se ha cumplido ya un año desde lo ocurrido con el compañero Luciano Pitronello, “Tortuga”. El enemigo sabe que tiene en sus manos a un guerrero con el cual vengarse ante la nula capacidad de encontrar responsables por los ataques con artefactos explosivos. Porque claramente lo ocurrido con el Punky Mauri en Mayo de 2009 y con Tortuga en Junio de 2011 no fueron aciertos policiales sino que lamentables accidentes que han resultado ser favorables para los poderosos. Tampoco ha sido fruto de la inteligencia policial la detención del sociólogo Hans Niemeyer en Diciembre de 2011, detenido mientras caminaba cerca de un banco atacado con un artefacto explosivo; menos aun lo fue la detención de Carla e Iván el 16 de Abril de 2012, quienes al parecer fueron vistos en actitud nerviosa por una patrulla de policías que al hacerles un control rutinario los sorprendieron con un supuesto artefacto explosivo.

¿Cómo olvidarlos a ellos, a los compas del “Caso Security” y a otros compañeros presos? ¿Cómo hacer nuestras vidas sin pensar que en manos del enemigo hay compañeros que piensan como nosotros, que luchan como nosotros y sienten ansias de libertad tal como nosotros las sentimos?

No deberíamos esperar hitos judiciales, ni que los compañeros sean golpeados o inicien una huelga de hambre para gritar sus nombres, para agitar por ellos y solidarizar agudizando la lucha contra el poder que los encierra. No nos cansaremos de reafirmarlo; en la guerra social no hay tregua con el enemigo, la conflictividad es permanente y la propaganda, la solidaridad y la agitación deben por lo tanto ser constantes para demostrarle a los poderosos que están aun muy lejos de derrotar a la praxis (idea y acción) antiautoritaria.

Saludamos también en Junio al compañero Diego Ríos, quien un 24 de Junio de 2009 decidió emprender su huida rebelde al ser denunciado y perseguido por guardar pólvora en una casa de su madre. Diego pasó a la clandestinidad, igual que la compañera Gabriela Curilem, guerrera de tantas batallas que se negó a caer en manos del enemigo la mañana del 14 de Agosto de 2010 en medio de los allanamientos y detenciones del “Caso Bombas”. Si nos leen, compañeros, un abrazo apretado de fuerza insurreccional para ustedes y todos los perseguidos por el poder.

PORQUE NUESTRA REBELDÍA ESTALLA

Y ESPARCE SUS ESQUIRLAS DE LIBERTAD

AYER, HOY Y SIEMPRE,

GUERRA TOTAL

CONTRA EL PODER Y TODA AUTORIDAD

Sin Banderas Ni Fronteras, núcleo antiautoritario de agitación y propaganda escrita.
Junio 2012.
sinbanderas.nifronteras@yahoo.com

Notas:

1) hace unos días difundimos un escrito en solidaridad con los compañeros presos en Bolivia. Ahí señalamos que el enemigo en Bolivia inventó la existencia de una agrupación terrorista internacional y que incluso le habría inventado un nombre y una sigla (OARS). Pues bien, lo primero es cierto, pero al ficticio grupo terrorista que dicen haber atrapado le han asignado el nombre de una organización anarquista boliviana de corte reformista ya existente, la Organización Anarquista por la Revolución Social (OARS). En un asqueroso comunicado, esta organización se muestra abierta a la coexistencia pacífica con el Estado declarando estar apegada a las leyes, condenando la acción directa con los argumentos de siempre y expresando su intención de profundizar la democracia. Por muy anarquistas que se autodenominen, claramente son parte del enemigo

(ver acá su declaración: http://culmine.noblogs.org/2012/06/02/oars-bolivia-a-la-opinion-publica-sobre-los-atentados-terroristas-a-cajeros-automaticos/

Ver acá nuestro texto: http://materialanarquista.espiv.net/2012/06/02/chile-por-los-companeros-arrestados-en-bolivia-acusados-de-atacar-al-poder-con-artefactos-explosivos/

Ver acá declaración de compañeros y agrupaciones antiautoritarias de Bolivia:

http://culmine.noblogs.org/2012/05/31/cochabamba-bolivia-colectivos-e-individualidades-antiautoritarios-contra-detencion-de-activistas-anarkistas/

2) No olvidemos a Eric y Marie, 11 de Junio día de agitación por los compañeros: http://materialanarquista.espiv.net/2012/05/27/11-de-junio-dia-internacional-de-apoyo-a-eric-y-marie/

Acerca de Grupo El Amanecer Anarquista

El Amanecer es una publicación anarquista de distribución mensual con un tiraje que alcanza los 300 ejemplares, los que son propagados mediante ferias u otras instancias. El periódico tuvo su nacimiento en la ciudad sureña de la región chilena Chillán, su principal objetivo es potenciar la práctica antiautoritaria en la vida cotidiana, con ello propone -como es característico del anarquismo- la ruptura de las relaciones de poder, así como el incendio en la sociedad del espectáculo y el sistema de dominación, así nuestra lucha apunta a la búsqueda del amanecer anárquico en el mañana, y en lo presente, de la revuelta y romper con las violentas normalidades democráticas.
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s