Mata a tus ídolos

A lo largo de nuestras existencias la idea de los ídolos ronda sin cesar dentro de nuestras cabezas. Pero vamos con precaución, vámonos con un poco de cuidado, no nos dejemos engañar, la figura del ídolo no solo se remite al artista que algunxs quieren llegar a ser cual cenicientas (desde lxs pateticxs “artistas” de pop hasta el punk ultra rebelde shúper loco) sino que el asunto va mucho más allá.

La figura del ídolo es la conversión de un ser o figura (de cualquier tipo) a la posición de figura ideal, la figura de esta personalidad idealizada no es un ser cuyo carácter es alcanzable, sino que dada su condición de calidad otorgada, se le asimila como la sostenedora de un nivel inalcanzable.

La idolatría enceguece, anestesia las mentes.

Se asimila el camino del ídolo, como un sendero el cual recorrer, sin asimilar las diferencias existentes entre ambos. En los caminos-fetiches se pierde la autonomía de cómo vivir nuestras vidas. Perdemos el interés de descubrir las sensaciones que nos ofrece el placer de una existencia salvaje.

La idolatría es el elixir de las cabezas agachadas, individuos no determinantes sino mas bien determinados. La idolatría no es más que la ambrosia de las masas.

No somos ni queremos ser rebaños. Nos asquea aun más la condición de convertirnos en pastores, es mas deseamos deliciosamente degollar a todos los pastores, no nos importan si están dentro de una iglesia, un concierto, una familia, o en una asamblea “libertaria”, no nos importa.

Los idolatras anhelan órdenes, marcos, senderos por donde moverse. Los idolatras esperan órdenes emanadas de bocas ajenas, o las palabras de libros escritos a sangre, en nombre de sus ídolos enceguecidos.

Lxs salvajes no tenemos ídolos, es más los tuvimos para luego incendiarlos vivos, los degollamos, bebimos su sangres, tal como ellos bebieron de nuestra libertad.

No queremos ídolos (no nos importan si los llaman Dios o Severino Di Giovanni).

No queremos seres superiores tal cual no los somos ante nadie.
Determinante y no determinados.
Mata tus ídolos.

Tomado desde: amantes del fuego.

Acerca de Cuerpo sin órganos

El Amanecer es un periódico producido desde el año 2011 en aquel territorio que llaman chile. Nos presentamos como una editorial anárquica en su profundo sentido de negación a cualquier forma de sometimiento y sujeción, cabe decir que no entendemos el anarquismo como una ideología o alguna que otra fantasía de la sociedad idealista platónica, para nosotrxs la anarquía es devenir y NO ser; en ese sentido no concebimos al anarquista como una identidad sino como una forma de resistencia desterritorializada y fuga al estado de las cosas que nos somete. Actualmente la edición impresa del periódico se encuentra en un estado de pausa ya que quienes le editábamos nos encontramos en un momento de (auto)producción periférica de saberes. A la fecha seguimos produciendo artículos, ensayos y manifiestos que abordan temas como el esquizoanálisis, contrafilosofía (michel onfray), antipsiquiatría, teoría queer feminista, situacionismo, nihilismo y cualquier cuestión asociada al anarquismo como nosotrxs lo deseamos.
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s