Sus cuerpos y el mío

Hoy la mayoría de los momentos que vivimos el concepto de mercancía se convierte en la piedra angular de nuestras relaciones. El mercantilismo a tratado de tranzar dentro del mercado casi todas nuestras necesidades, muchas veces las deforma a tal punto de cambiar el concepto natural que estas tienen, a transformándolas en meras acciones artificiales.

Una de las tantas necesidades que el capitalismo ha secuestrado a su favor, son nuestros placeres sexuales (las variadas formas que pueden atribuirse a esto son tan infinitas como las personas que las protagonizan) y las envaso en un artificial concepto: la pornografía.

La pornografía no es artificial por su carácter sexual, sino que más bien porque no tiene una cualidad sexual. Las relaciones allí retratadas representan fielmente el libreto de un director de cine. El hombre “el animal insaciable”, la mujer “la incubadora de necesidades”, sin embargo no podemos caer en la falacia de creer que la pornografía ofende a la mujer, pensar de esa forma tiene dos aristas, la primera una mirada paternalista donde la mujer es la pobre víctima inocente, que falta de la protección de un hombre. La segunda una mirada netamente machista que no admite que la mujer puede llevar la iniciativa dentro de una relación sexual, y esta solo se remite a la posibilidad de ser follada, quien piense de esta forma no es más que un patético machista o en su defecto es un triste pobre tipo que nunca ha sido follado por una chica.

Por otra parte la pornografía no es mala por el hecho de existir, sin no por el hecho de tener un carácter de mercancía. El punto es que lxs chicxs que participan en estos films venden su fuerza de trabajo a cambio de beneficios monetarios. Lxs participantes de las películas y sus actos se convierten en nada más que mercancía, en productos negociables a través de las lógicas mercantilistas.

¿Frente a esto que podemos hacer?, ¿Qué podemos hacer frente a la venta de personas, de mujeres, hombres, niñxs, “placeres”, vaginas, penes, pechos (naturales como de plástico también), de hombres y mujeres de goma?

Nos venden cuerpos perfectos, hombres musculosos y mujeres moldeadas a punta de bisturí, nos venden penes de 24 centímetros, nos venden pechos y traseros que en comparación con nuestras manos son un mundo entero, nos venden los mismos clichés del la superioridad de un genero en frente al otro, etc. Nos venden nada más que mentiras.

Dejemos de lado aquellas patéticas normas que tratan de inculcarnos y vendernos a la vez. Ya basta de consumir y tragar sus falsas formas de relacionarse, es hora de llevar la subversión a nuestros cuerpos, rebelémonos frente a sus dogmas, destruyámoslos y creemos los nuestros.

No necesitamos sus cuerpos, sus guiones, sus cámaras, sus clichés y sus mierdas de sexismos, no necesitamos nada más que nuestros cuerpos y nuestra creatividad. Mis deseos no están en una película, mis deseos no están en sus camas, mis deseos están dentro de mí desarrollándose de forma salvaje, esperando el momento de liberarse.

Tomando desde: Amantes del fuego.

Acerca de Cuerpo sin órganos

El Amanecer es un periódico producido desde el año 2011 en aquel territorio que llaman chile. Nos presentamos como una editorial anárquica en su profundo sentido de negación a cualquier forma de sometimiento y sujeción, cabe decir que no entendemos el anarquismo como una ideología o alguna que otra fantasía de la sociedad idealista platónica, para nosotrxs la anarquía es devenir y NO ser; en ese sentido no concebimos al anarquista como una identidad sino como una forma de resistencia desterritorializada y fuga al estado de las cosas que nos somete. Actualmente la edición impresa del periódico se encuentra en un estado de pausa ya que quienes le editábamos nos encontramos en un momento de (auto)producción periférica de saberes. A la fecha seguimos produciendo artículos, ensayos y manifiestos que abordan temas como el esquizoanálisis, contrafilosofía (michel onfray), antipsiquiatría, teoría queer feminista, situacionismo, nihilismo y cualquier cuestión asociada al anarquismo como nosotrxs lo deseamos.
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Sus cuerpos y el mío

  1. Nauj Rivera Párraga dijo:

    ME GUSTA MUCHO ESTE HORIZONTE, PERO VEO QUE DEBO HACER MUCHO POR MÍ MISMO!

  2. Creo también que sería necesario precisar que el producto ofrecido (en calidad casi clandestina pero masiva y gratuita) a pesar de redundar sobre la clasificación por edad del consumidor, es difícil otorgarle responsabilidad sobre las consecuencias o secuelas que pueda generar en el consumidor, pues separar nuestras fantasías de la realidad es algo que se aprende desde niños como la violencia de las caricaturas o mas fuerte aún cuando nos muestran modelos de vida con los simuladoras de realidad de sus telenovelas en los medios.. A estas alturas de nuestro mundo, cuando lo verdaderamente dañino, maligno o tóxico se ha diversificado en tantas miles de caretas, que por otra parte cuando el amor y sus secuaces se desfiguran en afán de contra restar este torcido mundo, vale comprender un juego que no miente al decir que es un juego. Si yo fuera obeso, no puedo decir que el surf es malo, si sufro del corazón no practicaré wingswit, porque simplemente no es para mí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s