Hablemos de las Bombas, algo sobre la propaganda por el hecho

No hace mucho el tema de las acciones insurreccionalistas y revolucionarias ha ocupado todos los noticieros de la prensa burguesa chilena ya que finalmente fueron absueltos todos los acusados por el montaje policial denominado “Caso Bombas”, el cual levanto el Ministerio Publico en complicidad con las policías, quienes junto con allanar centros sociales ocupados y casas particulares detuvieron a 14 compañeros y compañeras anarquistas quienes hoy alegremente están fuera de las cárceles del Estado tras pasar largo tiempo encerrados. Pero más allá de la inocencia jurídica de los compañeros en relación a las bombas, lo que me gustaría reflexionar es en torno al tema mismo de las bombas, del porqué de estas, y hacia qué o quienes van dirigidas.

A lo largo de la Historia, la bomba o la acción de sabotaje contra el Estado y el Capital ha sido un arma efectiva y consecuente dentro del movimiento anarquista, se la ha llamado a dichas acciones, la propaganda por el hecho y entre quienes se han accionado ofensivamente por este medio, se destacan figuras históricas del anarquismo, tales como Ravachol, Severino Di Giovanni o el compañero más reciente y quien vivió la realidad actual, Mauricio Morales quien falla en un atentado a la Escuela de Gendarmería en Santiago el año 2009. También en la región chilena hay registros históricos de explosiones, ejemplo de ello lo es la sucedida el 21 de diciembre de 1911 cuando a las 23:45 se hizo sentir el estallido de una bomba en el convento de los Padres Carmelitas Descalzos en Santiago, justo cuando se cumplían cuatro años de la cruel matanza de obreros ocurrida en la escuela Santa María en Iquique donde fueron asesinados por el ejército chileno miles de obreros huelguistas, por ello es lógico pensar que dicha bomba fue un acto en venganza a la matanza. Creo que la acción revolucionaria, individual y ofensiva es sumamente necesaria y efectiva dentro del contexto que nos encontramos viviendo, un contexto que nos ha perseguido por siglos, un contexto de esclavitud por parte del sistema de dominación que se ha expresado en distintas caras pero con sus mismas intenciones y fines. La bomba, el ataque incendiario y toda forma de sabotaje responden a este sistema de dominación declarándole la guerra social a la explotación y la miseria que nos imponen día a día.

Hoy en día distintas individualidades y colectividades informales y descentralizadas alrededor del mundo han pasado a la ofensiva, entre ellas, podemos destacar a la Federación Anarquista Informal (FAI), proyecto descentralizado que nació hace más de 10 años en Italia y que a la fecha ha sumado cientos de ataques contra la autoridad adjudicados por células de la FAI o del FRI (Frente Revolucionario Internacional), cuya actividad tiene los mismos fines que la Federación Anarquista Informal. Como la FAI y el FRI, existen miles de nombres y anónimos que por medio de sus actos se han declarado ofensivos, y solidarizando, reivindicando, vengando atacan noche a noche al opresor, no dejando dormir a ningún autoritario.

En la realidad local, Chillán no es ajeno a este tema, la prensa local burguesa y él boca en boca han anunciado de células de la FAI con actividad en la ciudad, las cuales han realizado diversos ataques incendiarios a estructuras bancarias y empresariales. En todas partes una bomba, un ataque se multiplica contra el poder y sus defensores… y como dice aquella frase: “Si quieren explotar… ¡Qué exploten!”

Escrito por Amelia.
Publicado en El Amanecer, nº10, Julio 2012

Acerca de Cuerpo sin órganos

El Amanecer es un periódico producido desde el año 2011 en aquel territorio que llaman chile. Nos presentamos como una editorial anárquica en su profundo sentido de negación a cualquier forma de sometimiento y sujeción, cabe decir que no entendemos el anarquismo como una ideología o alguna que otra fantasía de la sociedad idealista platónica, para nosotrxs la anarquía es devenir y NO ser; en ese sentido no concebimos al anarquista como una identidad sino como una forma de resistencia desterritorializada y fuga al estado de las cosas que nos somete. Actualmente la edición impresa del periódico se encuentra en un estado de pausa ya que quienes le editábamos nos encontramos en un momento de (auto)producción periférica de saberes. A la fecha seguimos produciendo artículos, ensayos y manifiestos que abordan temas como el esquizoanálisis, contrafilosofía (michel onfray), antipsiquiatría, teoría queer feminista, situacionismo, nihilismo y cualquier cuestión asociada al anarquismo como nosotrxs lo deseamos.
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Hablemos de las Bombas, algo sobre la propaganda por el hecho

  1. Nilton dijo:

    Exelente publicacion amigos es la primera vez q los leo y es muy interesante los temas q tratan,en adelante estare al contaco de sus publicaciones..un abrazo

  2. Muy buenas, compañeres:
    Lo primero de todo es felicitar y reconocer el trabajo dedicado a este espacio en Internet. Una publicación libertaria siempre será bienvenida.

    Ahora, referente al artículo sobre la propagando por el hecho yo me pregunto: ¿qué eficacia real tiene hoy en día? Y vamos a ser todes realistas: la lucha violenta de la clase obrera está, hoy por hoy, criminalizada, demonizada, y firmemente rechazada por la sociedad civil. No hablo del Estado, pues el Estado burgués siempre rechazará la lucha obrera, pero la sociedad civil, nuestres vecines, la gente que nos rodea, en definitiva la gente con la que debemos contar para hacer la revolución social, no está a favor de poner bombas aunque sea en escuelas de policía (por muy opresora que la policía sea, que lo es).

    Mi reflexión es: la violencia física es una estrategia a usar con cuentagotas, de manera muy estratégica y planificada. No estoy negando el uso de las armas para finalizar la revolución, pues es la única vía para derrocar el sistema burgués, pero las armas NO son hoy día el medio para empezar dicha revolución, porque por cada sucursal bancaria que quemamos les anarquistas perdemos cien potenciales seguidores. Sin embargo, con cada Centro Social Okupado que abrimos, con cada taller formativo que realizamos, con cada periódico que distribuimos en las esquinas del barrio, ganamos gente: gente que se forma, gente que ve los valores libertarios, y gente que al final se suma a la revolución social, la cual será armada cuando existan las condiciones sociales propicias para ello.

    Seguiré leyendo buestra publicación pues me parece de buena calidad.

    Salud y anarquía desde La Colectividad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s