Reflexión de sueños, cansancio, anarquía y muerte

Realmente es penca que tenga que morir gente dentro de una “revolución social”, ya sean los mismos rebeldes o quienes defienden el actual orden, pero la hueá es injusta y muchos lo sabemos, algunos se conforman con lo que les ofrecen y otros no lo hacemos.

Buscamos una libertad social, una reorganización cultural y económica. Una reestructuración de la vida como la conocemos.

Queremos lograr vivir en armonía entre nosotros, pero se nos complica porque hay dirigentes e individuos con el poder suficiente para instaurar un sistema desigual y de falsos privilegios, tienen la voluntad y la capacidad de mantenerlo, nos engañan con un voto y toda su artimaña la disfrazan con la democracia.

Tal vez somos muy soñadores, tal vez las cosas nunca van a cambiar, pero queremos intentarlo, a mí en lo personal me gustaría que se pudiera acordar con aquellas personas que nos gobiernan o nos controlan para que lo dejen de hacer, para que pierdan sus privilegios, pero no están dispuestos a perderlos para darles la libertad a los demás. En cambio nos atemorizan con policías armadas, asesinatos, orden público, CONTROL SOCIAL.

Si todo fuera tan fácil como poner de la voluntad de todos, para que todo vaya por un camino mejor. Si tuviéramos una educación distinta, si pudiéramos hacerla nosotros mismos, y así con todo. Si pudiéramos evitar cada riña, cada revuelta, cada muerte, sería perfecto. Pero las cosas no son color de rosa, todo se vuelca a un interés desmedido, a un individualismo que nos fomentan desde pequeños, a un cinismo, a un olvido, a un odio que sirve como motor de nuestra triste existencia.

Somos seres totalmente indefensos y pequeños frente a aquellos mutantes que nos mantienen en las malditas jaulas, somos seres que sabemos de la libertad, pero no la hemos experimentado, somos seres reprimidos que buscamos un mejor futuro.

¿Por qué no podemos ser libres si queremos, por qué no puedo experimentar mi libertad si está dentro de mi voluntad? ¿Por qué mi criterio no cabe en sus cabezas? ¿Por qué tengo que hacer lo que ellos quieren? ¿Por qué tengo que ahogarme en la sociedad estúpida, acostumbrada al espectáculo constante e innovador? ¿Por qué tengo que reprimir mis sueños desde pequeño? ¿Por qué tengo que vivir una monotonía rutinaria, una vida marcada por la mano del capitalismo, la autoridad y las relaciones jerarquizadas? ¿Por qué tengo que obedecer y asentar?

Estoy harto de que me forjen un camino a seguir. Estoy harto de obedecer. Estoy harto de la escuela, el trabajo, los pacos, mis tontos padres. Estoy harto de la gente que cree que se tiene que conformar con su estatus social. Estoy harto de la segregación de las clases sociales (para mi inexistentes). Estoy harto de la lucha de clase, de la guerra social, de la violencia sin capucha. Estoy harto de los supermercados, del retail, de la prensa, de los medios de transporte. Estoy harto de aquellos que no son capaces de convivir en armonía con el medio ambiente. Estoy harto de los engaños políticos. Estoy harto de la injusticia. Estoy harto de las cárceles. Estoy harto del hambre. Estoy harto de la iglesia, cínica como siempre. Estoy harto de los cerdos que mantienen sus arcas llenas de dinero para su propio bien. Estoy harto del mismo dinero, me corrompe, porque ahora lo necesito. Estoy harto de la economía, comunista, capitalista, mercantilista. Estoy harto de los partidos políticos y sus juventudes hueonas. Estoy harto de esta vida de mierda que estoy viviendo.

Los malditos cerdos si no me escuchan estallaré y todo lo que odio, lo que evito, toda la violencia que no quiero ejercer será volcada frente a sus caras, será reproducida en cada bala, en cada barricada, en cada bomba, en cada protesta. Andaré con el revólver y la capucha por lo que me queda de vida. No los dejaré dormir. Propagaré mi idea, mis sueños a cada ser que me quiera oír. Intenté acordar con ustedes malditas bestias, pero pasaron por encima de mí, me pisotearon, me maltrataron, me ultrajaron, violaron a mis hermanas, a mis tías, a mi madre. Asesinaron a mi padre, a mi abuelo lo torturaron.

En estos días mueren pacos, mueren compas, muere la gente de hambre, muere la gente desesperanzada, muere gente acongojada por no tener el dinero para mantenerse en este engranaje de mierda, mueren periodistas, mueren pacifistas, mueren activistas y mueren los días. Cargamos con el peso de la imposición desde que nacimos. Vemos como pasa nuestra vida pegados a la tele, de compras, arriba de un auto, encerrado en una oficina, nuestra niñez y adolescencia pasa fugaz y tormentosa por la escuela. Somos seres amoldados, somos seres aletargados. SOMOS AHUEONAOS.

Nos invade el miedo ante la muerte, queremos que nunca nos llegue, la observamos con temor, la recordamos con angustia y dolor, a veces con rabia. Pero es lo único que nos queda. Yo soy triste e infeliz en mi vida, soy un personaje negro dentro de una negra obra compuesta por blancos seres. Me mantengo gracias al amor, pero el amor no me durará para siempre, el amor muere con las deudas, la responsabilidad, la rutina. Aquellos seres, malditos seres me matan mi amor. ¡me lo matan¡ Lo asesinan, lo descueran, lo descuartizan, se lo devoran, lo escupen y quizás que otras miles atrocidades cometen con el amor que tengo, el amor que quiero entregar, el amor que quiero compartir con MI persona escogida, el amor que quiero compartir con la solidaridad, con mi deseo de vivir libre, ese amor que hace amar la muerte a la ausencia de él, que odia la vida porque no es bienvenido en la competencia.

Procuremos llevar la anarquía a todos los rincones predilectos con sus oídos repletos de sed de libertad. Mantengamos los ojos abiertos frente a las angustias que nos invaden. Mantengámonos en pie de guerra frente a los dominadores. Mantengamos la intransigencia cuando se trate de nuestra libertad. No tengamos miedo a la muerte porque no la conocemos.

No ocuparía la violencia, no maldeciría mil veces, no los odiaría tanto, no atentaría contra sus vidas, si ustedes me dejaran vivir la mía como quiero. Agradezcan al individuo que mató a ese paco, el paco es libre, envídienlo. Agradece cada muerte que es lo único que tienes y vive la anarquía aún cuando no puedas. Que la resignación para detener tu lucha violenta o pacífica, sólo sea la muerte, la amada muerte.

Vuelen alto todos los monos culiaos que mueren, TODOS, que algún día de estos los iré a acompañar donde quiera que estén.

Escrito por Estás Cansado.
Periódico anarquista El Amanecer

Acerca de Cuerpo sin órganos

El Amanecer es un periódico producido desde el año 2011 en aquel territorio que llaman chile. Nos presentamos como una editorial anárquica en su profundo sentido de negación a cualquier forma de sometimiento y sujeción, cabe decir que no entendemos el anarquismo como una ideología o alguna que otra fantasía de la sociedad idealista platónica, para nosotrxs la anarquía es devenir y NO ser; en ese sentido no concebimos al anarquista como una identidad sino como una forma de resistencia desterritorializada y fuga al estado de las cosas que nos somete. Actualmente la edición impresa del periódico se encuentra en un estado de pausa ya que quienes le editábamos nos encontramos en un momento de (auto)producción periférica de saberes. A la fecha seguimos produciendo artículos, ensayos y manifiestos que abordan temas como el esquizoanálisis, contrafilosofía (michel onfray), antipsiquiatría, teoría queer feminista, situacionismo, nihilismo y cualquier cuestión asociada al anarquismo como nosotrxs lo deseamos.
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s