Desmitificando la trampa del poder popular, una crítica desde la anarquía

elpoderpopular

“La base fundamental del método anarquista es la libertad, y por lo tanto, luchamos y lucharemos contra todo lo que viole la libertad (libertad igual para todos), cualquiera sea el régimen dominante: monarquía, república u otros.”

Errico Malatesta (1852-1932).

Desde un tiempo a ésta parte, distintos sectores del anarquismo, han entrado en un intenso debate sobre una serie de temáticas, ligadas fundamentalmente a cómo construir un anarquismo con un carácter más social. Dentro de ésta discusión, aparecen una serie de programas, comunicados y artículos de opinión en torno al concepto de Poder Popular, algunos defendiendo su uso desde el anarquismo y otros criticándolo. Nosotros nos posicionamos dentro de los segundos.

El Poder y el Poder Popular

Para el siguiente artículo, conviene señalar que cuando hablamos de poder popular, utilizamos la definición de Roso Grimau que lo entiende como “el poder del pueblo organizado, en las más diversas y disímiles formas de participación, para la toma de decisiones en todos sus ámbitos (político, económico, social, ambiental, organizativo, internacional y otros) para el ejercicio pleno de su soberanía.”.

También conviene construir una definición, más o menos precisa, de lo que entendemos por poder, que para nosotros es la capacidad de una o un grupo de personas para imponer su voluntad, mediante la dominación por la fuerza u otros, para imponer una decisión o conjunto de decisiones sobre otrxs.
Es evidente, como señalan algunos escritos anarquistas a favor del poder popular, que el poder no tiene consigo siempre una carga negativa. También el poder es potencialidad, fuerza. En ese caso, el poder popular podría ser la fuerza de un grupo para acabar con la dominación, con el capitalismo, con el Estado. Sin embargo, el que el poder no siempre responda a la primera acepción antes esbozada, y que pueda significar la potencialidad o capacidad de hacer, construir o destruir algo, no quiere decir que el poder, como concepto y más aún como práctica, no esté exento de crear relaciones sociales de dominación. Es decir, destruir por ejemplo, el poder de la burguesía, no quiere decir necesariamente, que al destruirlo creemos un mundo sin relaciones de dominación, un mundo sin poder.

Y aquí precisamente está uno de los problemas ¿por qué utilizar un concepto con una carga tan negativa, con ese problema semántico y político que deja abierta las puertas para la dominación, la autoridad, el poder, en fin, todo lo que supuestamente combatimos los anarquistas, defensores inclaudicables de la libertad (1)?

Desde los grupos que defienden el uso y la “recuperación desde el anarquismo” del concepto de Poder Popular, se argumenta que dicho concepto está fuertemente enraizado dentro del mundo social y que por eso debe ser utilizado, incluyendo categorías nuevas dentro de él que respondan a nuestro ideal libertario, analogandolo con el concepto de “Autogestión” en el sentido de proceso político que busca la gestión de los problemas políticos, económicos y sociales por parte de la propia población.

Ahora bien, que el anarquismo no tenga una estrategia para acercarse a más gente, que no se involucre en la organización con personas “comunes y corrientes”, que no sea capaz de salir del diminuto getho que lo ha reconstruido luego de casi 50 años de virtual desaparición frente a la abrumadora hegemonía que construyó el autoritarismo, no es excusa. De hecho sería la peor escusa de todas, porque en el fondo estos personajes que nos intentan confundir con el poder popular nos están diciendo que, el anarquismo, ese conjunto de ideas políticas casi desaparecidas, eclipsadas si se quiere por las ideas marxistas durante mucho tiempo, debe desaparecerse a si mismo, negar su propia identidad y adoptar la identidad y las ideas de ésta otra corriente.

Como decíamos, los defensores del poder popular, afirman que reivindican el poder popular porque es un componente de la identidad política del pueblo. Aunque nunca admiten, eso si, que dentro de lo que ellos mismos denominan como pueblo, son muy pocos los individuos que reivindican el poder popular (2). Todos sabemos que la inmensa mayoría de las personas llevan una vida totalmente alejada de la política: van al mall, educan a sus hijos para ser “mas que ellos”, oprimen apenas tienen la oportunidad de hacerlo y cuando alegan, lo hacen porque la autoridad “no les cumple”. Los que participan en política, en muchos casos lo hacen para obtener ayudas municipales o del gobierno y en pequeñas excepciones se integran en organizaciones y construyen poder popular, tal como lo entienden sus propios defensores. De hecho, podemos señalar que dentro del pueblo existen organizaciones anarquistas, y que muchos de los militantes del anarquismo provienen de él, pero no por eso vamos a decir que el pueblo, como conjunto, reivindica la anarquía.

Esto nos lleva a plantearnos que en realidad la lealtad de los anarcopoderpopular no está necesariamente ligada a una clase, ya que dicha clase, en su mayoría, no construye ni participa del poder popular. Por lo anterior, creemos que aunque intenten hacerlo pasar como un asunto de condiciones, como una obligación para poder llegar a más gente, el elegir construir poder popular es una decisión en base a una idea, una elección ideológica y en su dimensión ideológica, la idea de anarquistas construyendo poder popular no puede catalogarse de otra manera que de rendición de las ideas anarquicas.

Como muchos más, creemos que en el fondo el hecho de reivindicar conceptos que nada tienen que ver con nuestra ideas, responde más a la intención de establecer alianzas con otros grupos, develando así la verdadera cara de organizaciones que, mediante un discurso libertario han ganado una enorme cantidad de militantes descontentos con las ideas clásicas de la izquierda, pero que no han dudado en alinearse con esas mismas organizaciones en elecciones, manifestaciones y repartijas de poder y visibilidad comunicacional varias, tomando distancia de los anarquistas y uniéndose a las continuas difamaciones que hacen caer sobre nosotros todos esos grupos de idiotas aspirantes a jefes que se hacen llamar organizaciones políticas de izquierda.

Consecuencias del poder popular, consecuencias del marxismo

Pero qué es lo malo del poder popular? Qué lo hace ser tan indeseable como construcción política? Ésta es, tal vez, la pregunta mas importante que nos podemos hacer. Más que el hecho de si “el pueblo” apoya o no la idea del poder popular o si el poder popular es de ésta o de ésta otra tendencia.

Pues bien, uno de los problemas que le vemos al poder popular, es que la historia nos ha demostrado, que detrás de los procesos de autogestión que se han llevado a cabo en torno a resolver necesidades de producción, distribución, difusión de la cultura, etc.. que, en principio son, para nosotros, positivos, existe un control centralizado e institucional de dichos procesos. Tal como se construyó en Chile y se ha construido en Cuba y Venezuela, el poder popular existe en dos dimensiones, la toma del poder político y su utilización por un pequeña minoría que guía, y la autogestion del resto de la población, que obedece. El nuevo poder político anima a la población a autogestionar sus necesidades, pero bajo control de la institucionalidad burguesa, previamente reformada en su estética, cambiando sus antiguos nombres y mandos pero manteniendo la idea central de que la institución es protagonista no solo como un mal necesario, sino que teniendo absoluto control sobre lo que ocurra. Esto, obviamente, no tarda en chocar contra la realidad y contra la sed de sectores que quieren seguir avanzando, apareciendo conflictos entre institución central y dichos sectores, que buscan autonomía. Esto sucedió por ejemplo en las tomas de terreno en Chile durante la UP, cuando la construcción de poder popular cayó en la contradicción de crear y mantener instituciones que frenaban, en la práctica, los deseos de la misma clase que decían tener que representar y guiar.

Este problema va muy de la mano con otro aspecto negativo que vemos dentro del concepto de poder popular: la burocracia que éste conlleva. Debido a la idea anterior del control centralizado de los procesos autogestivos, que en el fondo son autogestionados pero no autónomos, nace un sinnúmero de cargos burocráticos que, por una parte frenan las iniciativas, y por otra van creando relevancia de unxs sobre otrxs, lo que no tarda en crear autoridad de algunos burócratas, que desemboca en situaciones no muy difíciles de imaginar. Sabemos qué son capaces de hacer grupos de personajes con pequeñas y a veces medianas cuotas de poder y una institucionalidad burguesa “reformada” cuando las primeras situaciones de confrontación entre sectores mas radicales y el poder central ocurren. Al respecto, mirar el caso de las VOP, en Chile, de los milicianos autónomos, en España, de los movimientos campesinos, en la Rusia bolchevique, etc..

Esta burocracia aparece dentro de las mismas organizaciones que en la actualidad apoyan la idea del poder popular. En ellas existen roles, protocolos a seguir, y divisiones claras entre dirigentes y dirigidos, mandamases y “bases”, lideres carismáticos y carne de cañón, intelectuales que dan conferencias y sujetos que pegan afiches. No creemos necesario el tener que decir que ésta situación nos parece asquerosa: la división del trabajo, un aspecto tan profundamente ligado al capitalismo, utilizado por las organizaciones anticapitalistas.

ministerioAdemás, ésta división de roles va reproduciendo uno de los males que, según nuestro parecer, es fundamental dentro del sistema actual: el delegacionismo. Al existir roles más pasivos, en cuanto a tomar decisiones se refiere, los militantes de organizaciones que abogan por el poder popular (3) van delegando responsabilidades en sus dirigentes. Nacen así los personalismos, las luchas de poder dentro de las organizaciones, nacen los cabecillas, los caudillos. No hay ni para qué decir cómo esta idea del delegacionismo como transferencia de la voluntad individual y colectiva hacia un jefe (4) va creando por un lado la decidía de la masa, quien confía en su líder y por otro un culto hacia la personalidad del mismo, normalizando la autoridad y el hecho de que la libertad esté supeditada a los designios de una figura indiscutida. El caso de Venezuela y Cuba son decidores al respecto y ni qué decir sobre la posibilidad del inicio de una férrea dictadura una vez santificado el líder, posibilidad tan cercana como reiterada a lo largo de la historia de las revoluciones marxistas.

En el fondo, las críticas antes esbozadas, son perfectamente aplicables a las ideas marxista-leninistas, porque creemos que , en el fondo, el Poder Popular no es más que la constitución de una fuerza “de base” y a la vez de una pequeña economía que permita la toma del poder político. El Poder Popular vendría a solucionar el problema de gestión inmediatamente posterior a un proceso revolucionario por la vía de la autogestión, que, tarde o temprano, será cada vez más controlado desde el poder centralizado, perdiendo su autonomía y , por tanto, su potencial revolucionario.

Tenemos que tener cuidado con cualquier alternativa que se nos presente. Si bien sabemos que el anarquismo en la actualidad se encuentra estancado, no vamos a desestancarlo quitandole su principal fuerza motriz: la búsqueda de la libertad, usando los medios mas libertarios posibles.
No podemos esperar que la autogestión por si misma nos haga avanzar. Autogestionar cualquier cosa, aliandonos con cualquiera y con un fin que nada tiene que ver con la idea de la libertad no nos va ayudar en nada, y solo nos permitirá convertirnos en una más dentro de las “alternativas” de izquierda.

Mejor solos que mal acompañados, mejor estancados que creando poder.

Escrito por Polke (colaboración).
Solsticio de Verano
2012

Notas:
(1) Malatesta dirá que “A los anarquistas les compete la especial misión de ser custodios celosos de la libertad, contra los aspirantes al poder y contra la posible tiranía de las mayorías”
(2) Aclarar que cuando hablamos de minoría, no lo hacemos de manera despectiva. Lo que tratamos de argumentar no es que la mayoría o la minoría sea buena o mala perse, sino que el mito de que el pueblo, como clase, apoye el Poder Popular es falso, ya que la gran mayoría del pueblo no se inmiscuye en política.
(3) Creemos que podemos extrapolar ésta conclusión al poder popular, porque entendemos a dichas organizaciones como referente y por tanto protagonistas de la construcción teórica y práctica del poder popular.
(4) Casi siempre hombre o “patriarca”, por cierto.

Periódico anarquista El Amanecer.

Anuncios

Acerca de Cuerpo sin órganos

El Amanecer es un periódico producido desde el año 2011 en aquel territorio que llaman chile. Nos presentamos como una editorial anárquica en su profundo sentido de negación a cualquier forma de sometimiento y sujeción, cabe decir que no entendemos el anarquismo como una ideología o alguna que otra fantasía de la sociedad idealista platónica, para nosotrxs la anarquía es devenir y NO ser; en ese sentido no concebimos al anarquista como una identidad sino como una forma de resistencia desterritorializada y fuga al estado de las cosas que nos somete. Actualmente la edición impresa del periódico se encuentra en un estado de pausa ya que quienes le editábamos nos encontramos en un momento de (auto)producción periférica de saberes. A la fecha seguimos produciendo artículos, ensayos y manifiestos que abordan temas como el esquizoanálisis, contrafilosofía (michel onfray), antipsiquiatría, teoría queer feminista, situacionismo, nihilismo y cualquier cuestión asociada al anarquismo como nosotrxs lo deseamos.
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

26 respuestas a Desmitificando la trampa del poder popular, una crítica desde la anarquía

  1. jose dijo:

    Aclarar que en Chile nunca se llego al poder popular desde el Estado, las acotadisimas experiencias historicas que se dieron no superaron el germen de poder dual (disputa MIR/UP), mas alla de que la aspiracion del MIR fuera algun dia usarlo como fuerza social auxiliar a su proyecto. Es exagerado asimilar las palabras de forma descontextualizada, proudhon decia que habia que luchar con la politica, los anarquistas eran apoliticos. De hecho todo el poder a los soviets y no al Estado y menos a un partido (espacios de autogestion obrera) fue la consigna anarquista previo a la instauracion de los bolcheviques en el poder, lo que se parece bastante a lo que es la apuesta del poder popular. Generalmente en esa epoca cuando se hablaba de politica se hacia alusion a los politicos de las instituciones Estatales, al igual que cuando se hablaba de gobierno o poder politico, almenos asi era en los sectores del movimiento obrero anarquista.

    Para ejemplificar las contradicciones de conceptos que existen en muchos autores anarquistas y de lo improductivo que lleva generar una adhesion casi religiosa a ”palabras” que claramente no se condicen con la practica revolucionaria concreta, les dejo este estracto de Entre Campesinos de Malatesta: ”Este partido tiene por objeto propagar con todos los medios posi-
    bles los principios del socialismo anárquico; combatir toda esperanza
    en las concesiones voluntarias de los amos o del gobierno y en las
    reformas graduales o pacíficas; despertar en el pueblo la conciencia
    de sus derechos y el espíritu de rebeldía y empujarlo y ayudarlo a
    efectuar la revolución social, o sea a destruir el poder político o go-
    bierno y a poner en común todas las riquezas existentes.
    Forma parte de este partido, el que acepta su programa y quiere
    combatir junto con los demás para su ejecución. No teniendo el parti-
    do jefes ni autoridad de ninguna especie y estando fundado en el
    acuerdo espontáneo y voluntario entre los combatientes por la misma
    causa, cada uno conserva la plena libertad de juntarse íntimamente
    con quien tenga por conveniente, practicar aquellos medios que cree
    preferibles y propagar sus ideas particulares, mientras no se ponga
    en contradicción con el programa o con la táctica general del partido,en cuyo caso no podría ser considerado como miembro del partido.”

  2. dele dijo:

    Malatatesta cuando hablaba de partido no se refería a un partido político que dispute el Poder, sino a lo que hoy entendemos más o menos como movimiento. Era normal y común en esa época hablar de partido anarquista para referirse al anarquismo como corriente política, así también hablaba Luigi Fabbri, Bakunin y otros. Así que mejor evitemos citas sin aclaraciones de contextos históricos.

  3. Reblogged this on MediatecaLibertaria and commented:
    Reblogueo este interesante artículo desde Periódico El Amanecer

  4. Manuel dijo:

    La última frase que dejaron ahí me parece resumir bastante bien todo: “mejor solos que mal acompañados”. Tenemos que partir de la base que nuestra finalidad no es el control del poder político, ya que al final eso sería reconocer justamente al Estado como una forma de organización viable. Todos sabemos que los Estados se fundaron en la opresión de un pequeño grupo por sobre la mayoría, por lo que esta idea vanguardista del Poder popular sería lo mismo: la opresión de unos por sobre otros. Lo ambiciosos de poder siempre son perjudiciales, ya sean de “arriba” o “abajo”, lo importante es seguir manteniendo nuestro método, que al final es lo que nos caracteriza y la forma en que creemos viable nuestro desarrollo. Nunca hemos buscado ser populares, no tendríamos por qué serlo ahora… Mejor dediquemonos a nuestra lucha diaria, antes que vivir mendigando una cuota de poder.

  5. BLA! dijo:

    Este articulo tiene muchos errores de conceptos y de periodos históricos.
    Les recomiendo que lean este pequeño articulo, les quedará claro a lo que se refiere el Poder Popular, los tipos de poder popular que existe y a cual se adhieren buena parte de los libertarios y el por qué.

    http://corrienteaccionlibertaria.blogspot.com/2009/06/desde-el-poder-popular-hacia-la.html

  6. gustavo dijo:

    me parece interesante el artículo,sobre todo para entender porque el anarquismo, nunca a logrado un proceso efectivo a nivel histórico, y como nunca a logrado establecer un proceso hegemónico en la historia de la humanidad. Resulta aplastante y desmotivador el nivel de infantilismo e inmadurez del anarkismo criollo, pero a la vez motivador para entender las reales causas de porque la clase en el poder nos aplasta constantemente, y al pueblo pareciera importarle un carajo. Considero que como anarkistas, debemos dejar de mirarnos el ombligo de una buena vez y madurar nuestros procesos. Podría haberse escrito un articulo que no fuera desde la wata y que realmente fuera un aporte a la lucha y la revolución. Ojala que a la hora de la revolución lxs anarkistas no nos kedemos viendola en la tv, porq el poder popular lo consideramos marxista, PUFFFFF!!!!!!!! eso demostraría una vez más su capacidad burda, individualista e infantil.

  7. Nadie dijo:

    FCL intentando dejarnos la peicula clara, baaaah, sigan con sus peleas con OCL y FEL mejor, a confundir a otro lado señores

    • lib dijo:

      No tengo dudas que la politica editorial de este periodico es tirarle mierda a cada rato a OCL y al FEL. Les recomendaria ir a discutir estos temas a las asambleas, sindicatos y pobladores, donde OCL y el FEL si estan, mientras ustedes insurrecionales ocupan su tiempo tirando piedras a los pacos y escribiendeo desde sus casitas espandose de casa palabra que usan los anarquistas organizados: poder, partido, elecciones…puff… palabras que manipulan al revez y al derecho para decir poco mas que OCL es como el PC jaja

  8. No son anarquistas solo por el hecho de autoproclamarse serlo! dijo:

    “Si bien sabemos que el anarquismo en la actualidad se encuentra estancado, no vamos a desestancarlo quitandole su principal fuerza motriz: la búsqueda de la libertad” Esto para mi me traslada directamente 100 años a tras o 100 años para adelnate. Este articulo ejemplifica claramente el que hacer ( haciendo nada) del anarquismo chileno. No ha avanzado si quiera un solo paso!!!! No se si es por una religiosidad extrema o por que en realidad esta lleno de pendejos pequeños burgueses que nunca han salido a la calle a ganarse la choca pa ellos y menos para sus hijos.

    No son anarquistas solo por el hecho de autoproclamarse serlo!

  9. dele dijo:

    A todo esto, no entiendo el comentario del autor “Si bien sabemos que el anarquismo en la actualidad se encuentra estancado”… me parece una lectura no acorde al menos con la realidad de la región chilena, considero que aquí se vive un resurgir de las ideas libertarias.

  10. Uno dijo:

    Creo que con eso qiz señalar que un anarquismo que construya una veta mas social esta como lento, porque yo veo que hay un resurgir pero es un resurgir pa dentro, no pa afuera, porque lo que pasa pa afuera pierde la ientidad por esto de poner primero el hecho de caer bien que de mantener las ideas. Vae decr, el anarquismo mas social como que se basa en ideas de otras corrientes en vez de replantearse y decir “Ya, somos anarquistas y si vamos a salir y vamos a construir organizacines scals no especificas y vamos a crear una radio comunitaria o vaos a hacer una escuela libre o vamos a partcipar del movimiento educcional o ambental, pero lo vamos a hacer como anarquistas, poniendo la integridad de las ideas, que es lo que nos motiva y diferencia de otros grupos o idelogias, sobre el sumar o el llegara mas gente”.

    • Z dijo:

      MEPARECE K TIENEN BASTANTE CLARIDAD EN LO K DICES PORK MAS AUN UNO TIENE K KAMBIAR DE ADENTRO ASI AFUERA PARA K NU ESTROS REFLEJOS SEAN BASTANTE CLAROS JUNTO KON MOV K REALMENTE ES DE VERDAD Y GENTE K SEA

  11. Uno dijo:

    Creo que con eso quizas señalar que un anarquismo que construya una veta mas social esta como lento, porque yo veo que hay un resurgir pero es un resurgir pa dentro, no pa afuera, porque lo que pasa pa afuera pierde la ientidad por esto de poner primero el hecho de caer bien que de mantener las ideas. Vae decr, el anarquismo mas social como que se basa en ideas de otras corrientes en vez de replantearse y decir “Ya, somos anarquistas y si vamos a salir y vamos a construir organizacines sociales no especificas y vamos a crear una radio comunitaria o vamos a hacer una escuela libre o vamos a partcipar del movimiento educacional o ambental, pero lo vamos a hacer como anarquistas, poniendo la integridad de las ideas, que es lo que nos motiva y diferencia de otros grupos o idelogias, sobre el sumar o el llegara mas gente”.
    Yo creo que el desafio de este resurgir del mov anarquista es ese: CONSTRUIR UN ANARQUISMO SOCAL, QUE NO PIERDA SU IDENTIDAD. osea, si vamos a participar el mov estudiantil, hagamoslo pero crtcando la jerarqui de la escuela y no pidedo que sea estatal, lo mismo con la salud, lo mismo con la cultura con todas las esferas de lo social… como antes que los oberos paraban sus escuelas, sus policlinicos, sus sociedades de resistencia, sus casas de la cultura, y todo eso para llegar a mas gente pero sin reinvindicar concetos que no tienen nad que ver con la busquda de una socidad sin poder ni estado ni jerarquias…

  12. Gladys Guevara dijo:

    Coincido con algunos de los comentarios que aquí se hacen en el sentido de que el texto – y en forma preocupante y correlativa, el pensamiento anarquista actual- adolece de debilidades argumentativas, y apoyo también la afirmación de que el escrito no es ciertamente un buen aporte para las luchas con carácter colectivista y que intentan el logro de la libertad humana.

    También creo válido lo que apunta José sobre la discusión de términos que terminan siendo ambiguos en las prácticas cotidianas. Sostener, por ejemplo, que es un “mito” el que el pueblo, como clase, apoye el Poder Popular, y que es una realidad “que la gran mayoría del pueblo no se inmiscuye en política”, es incurrir en una falacia, en la cual el autor del escrito debería revisar, entre otras cosas- qué entiende también por política.

    Toda búsqueda de libertad debe transitar por procesos que reclaman la organización de colectivos sociales en lucha, en las cuales se dan cita múltiples contradicciones. Sólo es posible identificarlas en colectivo: en permanente diálogo con nosotros y entre nosotros mismos. Dura tarea esa. Quizás la tarea clave, en la medida en que nuestros pensamientos permanentemente están al acecho, activando el ego o los esquemas sociales heredados y alejándonos de nuestros compañeros.

    Celebro, sin embargo, que haya surgido el escrito y que estemos comentándolo, porque definitivamente no se trata de formar “élites” que crean tener en sus manos la verdad y que observen desdeñosamente a las mayorías “enajenadas”…¿Mejor solos que mal acompañados? No, compañeros, solos jamás encontraremos nuestra verdadera esencia humana.

  13. Piter dijo:

    Los anarcos de cartón chileno, pesan menos que moco seco, se llenan el hocico hablando de mil y un conceptos que ni siquiera ellos entienden, dejen de seguir mirando para Europa y sus primos primermundistas, por alguna vez en la vida pisen la calle y construyan organizaciones clasistas a ver si son tan choritos, se esconden en la critica al marxismo para seguir con su hipismo ultron antitodo.

  14. dele dijo:

    Los ácratas de la región chilena vamos a tener que acostumbrarnos a que otras organizaciones asuman las consignas que se les de la gana, es un hecho común que organizaciones con orígenes libertarios se vuelquen hacia rumbos autoritarios y/o reformistas, por lo demás, es tarea de los anarquistas convencidos (si es que los hay) que militan en aquellas organizaciones anarquizar lo máximo posible todas las instancias de lucha.

  15. circulo de propaganda amantes del fuego. dijo:

    Pese a que muchos les moleste, les extrañe o bien les cree cierta desconfianza, ya se empieza a discutir y cuestionar la concepción del “poder popular”. Más alla de las caricaturas que se expresan casi siempre en contra de estos debates, nos parece importante criticar y construir desde nuestra propia experiecia anarquica, nuestras propias posturas de lucha, rescatando experiencias de todos lados del mundo (Europa, Africa, America, etc, no creemos en las fronteras) y es más importante aun no repitiendo como loro las mismas teorías idealizadas de hace 45 años atras.

  16. nunca mas solos! dijo:

    EL ANARQUISMO ES UNA CAJA DE HERRAMIENTAS PARA LA LIBERTAD DE LA CLASE TRABAJADORA Y NO UNA “BIBLIA” CON PRINCIPIOS MORALES IRREFUTABLES…SI AL ANARQUISMO LE QUEDÓ ESTRECHO SU ABANICO CONCEPTUAL PARA INTERPRETAR LA REALIDAD Y ESTABLECER ESTRATEGIAS DE LUCHA COHERENTES Y EFECTIVAS, SALGAMOS A BUSCAR PUNTOS DE ENCUENTRO CON LOS DEMÁS, “DIALOGAR” CON OTRAS CORRIENTES, CREAR MAS CONCEPTOS QUE DEN CUENTA DE LOS FENÓMENOS DESDE NUESTRA CORRIENTE Y SOBRE TODO, CON LA GENTE DE NUESTRA MISMA CLASE….100 AÑOS SIN TENER PESO ALGUNO EN LOS MOVIMIENTOS SOCIALES, NO LES PARECE MUCHO TIEMPO NENES?…PERSONALMENTE NO MILITO EN NINGUNA ORGÁNICA QUE REIVINDIQUE EL PP, PERO CLARAMENTE ES UNA ESTRATEGIA INCLUSIVA, A TODO NIVEL, A DIFERENCIA DE PRÁCTICAS Y POSTULADOS QUE NADIE COMPRENDE Y QUE SON, POR LO DEMÁS, CONTRADICTORIAS CON EL PROPIO ANARQUISMO (COMO EL INDIVIDUALISMO Y EL EXISTENCIALISMO PEQUEÑOBURGUÉS)…DESGASTARSE EN ABSTRACCIONES CONCEPTUALES, NO TIENE NINGÚN IMPACTO EN LAS CONDICIONES MATERIALES REALES, NI EN LA LIBERTAD DE Los EXPLOTADOS Y OPRIMIDOS, QUE SOMOS MAYORÍA…TENGO VARIOS AMIGOS INSURRES, PERO SOLO ALCANZAN PARA ESO, PARA ESCUCHAR BUENA MÚSICA, TOMAR HARTA CERVEZA Y COMENTAR SOBRE ALGUNOS ACONTECIMIENTOS Y LIBROS…PERO PARA HACER POLÍTICA, PARA DISPUTAR ESPACIOS PARA EXPROPIARLOS, SOCIALIZARLOS Y LIBERARLOS DE LA GARRAS DEL ESTADO Y DEL CAPITALISMO…LAMENTABLEMENTE, NO SIRVEN…ESTÁN SOBREIDEOLOGIZADOS…Y SIENDO ASÍ, BUENO, CADA UNO EN LO SUYO, DEJEMOS DE SER OPINÓLOGOS DE OTRAS CORRIENTES QUE SE REIVINDICAN COMO REVOLUCIONARIAS QUE EL ENEMIGO: EL ESTADO, EL CAPITAL, SUS INSTITUCIONES Y RELIGIONES FUNCIONALES, ESTÁN CRECIENDO DE MANERA EXPONENCIAL EN ESTE PRECISO MOMENTO…….SALUD, ARRIBA EL PUEBLO ORGANIZADO, ARRIBA LOS QUE LUCHAN!

  17. circulo de propaganda amantes del fuego. dijo:

    Pese a que a muchxs pareciera molestarle el asunto, ya se empieza a crear un cuestionamiento de la concepción del “poder popular”, y si en realidad es una herramienta para los anarquistas, o acaso es seguir repitiendo formulas añejas y sin mucho contenido, y bastante idealización.

    No nos interesa en caer en la caricatura estúpida del “purismo” y desames adjetivos empleados por la vanguardia (admitida o no). No nos interesan quienes apuntan a dividir las experiencias según el país de donde provengan, quienes creemos firmemente en el internacionalismos como valor y como herramienta en contra de la dominacion, tomamos diversas ideas (siempre con una mirada critica, y no transando nuestras ideas) y rescatar practicas y como enfrentar situaciones adversas o bien lanzándonos a la acción de crear espacios y comunidades basadas en la afinidad y la horizontalidad.

    Nos oponemos a una postura completamente antisocial y reconocemos que la servidumbre si bien es voluntaria, tambien somos animales de contextos los cuales nos oprimen y muchas veces la carga cultural nos oprime y veta en las posibilidades a explora. Pero tampoco vemos en cada poblador, trabajador, estudiante nuestros compañeros, somos realistas, apuntamos que muchos estan comodos, agradecidos por el sistema y es mas muchos son mucho mas autoritario que cualquier burgués.

    De todos modos se saluda la critica, se formante y se apoya.
    Buen análisis.

    circulo de propaganda amantes del fuego.

  18. nunca mas solos! dijo:

    …en fin…el artículo sigue pareciéndome una crítica de forma, no de fondo (aunque lo pretenda) y sigo creyendo que los reduccionismos ideológicos son la peor lacra del pensamiento revolucionario…que perdida de tiempo y de energías mas grande por la chucha…

  19. PP dijo:

    Cuando se trabaje en los territorios y con gente real, allí veremos si es poder popular u otra cosa. Las contradicciones en el seno del Pueblo son enormes, por ello no hay que santificarlo. El articulo en cuestión me parece bizantino, poco extraído de la realidad, cuando estemos donde las papas quemen allí veremos si el Pueblo quiere darse esas formas de organización y al que le guste o no vamos a ver su actitud frente a la realidad concreta. En muchos ámbitos de la política nos han pasado por encima, nos vendieron la pomada de la revolución rusa como un hecho iniciado y dirigido desde las masas, cuestión que resulta a estas alturas discutible a lo menos igual que las conjeturas de la idealización de la teoría anarquista, interesante pero hay que verlos en la concreción en los frentes de masas y no en salas encerrados escuchando algún gurú.

  20. MR dijo:

    Es bueno generar este tipo de discusiones. Pero creo que este articulo se nutre mucho mas de especulaciones y prejuicios que de realidad. Andan puro tirandose peos cauros…
    Salud!

  21. comunismo anárquico dijo:

    Está bien el ejercicio de ponerse a criticar el lenguaje y la conceptualización de la izquierda del capital (incluida su versión “libertaria”), pero hay que profundizar más en dicha tarea. Al final queda la sensación de que sólo se trata de resolver cómo el “anarquismo”, como ideología, como corriente separada; puede de mejor manera promover la “libertad”. Mientras especifistas/plataformistas hacen una burda traducción libertaria de los conceptos y prácticas propias de la “izquierda revolucionaria” de tradición leninista, otros/as anarquistas se quedan en la denuncia de los aspectos “marxistas” de dichas agrupaciones, lo que en definitiva sí constituye un afán purista de “no manchar” la propia ideología.

    La idea del poder popular hay que criticarla como intento de la izquierda leninista latinoamericana de conceptualizar una realidad que no cuadraba con la rigidez de sus manuales social-demócratas, los que ni siquiera eran válidos para la misma europa. Desde este punto de vista se pueden derivar varios análisis críticos.

    Pero de todas formas es saludable encontrarse con estos escritos críticos que llaman a la reflexión para la acción. Y resulta indicativo de las posiciones que defienden algunas rabiosas respuestas plataformistas, que pretenden jactarse de su “trabajo de base”, haciendo apología del fetiche militantista que tienen por idea de práctica revolucionaria.

  22. ... dijo:

    Creo que esto seguirá en la misma crítica burda de los dos sectores mas dogmáticos del anarquismo y marxismo; la realidad esta en la calle y no siempre se conseguirá algo en una organización, es ilógico pensar que a los que aman sus cadenas les gustarña cambiar su status quo… en la práctica este último tiempo los que han muerto en la calle y están en la cárcel no son son grupos del comunismo libertario (con conceptos de poder popular) o los grupos marxistas, son individuos con determinados ideales y convicciones ,que lo mas seguro, es que no esperan nada de ninguna persona, pero que de igual forma quieren reventar esta normalidad y destruir el poder por lo menos en su realidad … Si las condiciones siguen así puede ser que el capitalismo se perfeccione mas y nunca llegue ”su/la” tan esperada y determinada revolución … 1984

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s