Antidepresivos. Falsas promesas: ¿Medicamentos contra las enfermedades mentales?

LA_RAZON_342593_antideoresivosSuponer que existan píldoras antidepresivas, supone previamente dilucidar la fenomenología de eso que llamamos depresión y que constituye uno de los términos más polisémicos, y por tanto más confusos de ese totum revolutum que mezcla psicología común y neurofisiología en unos continuos saltos de nivel descriptivo y causal de lo depresivo. Más en concreto, antes de saber si se puede actuar contra la tristeza con una pastilla, habrá que dilucidar si la tristeza que a mí o a ti lector nos embarga cuando rompemos un amor, se nos muere alguien querido o perdemos un trabajo, es un sentimiento similar o cercano al sentimiento depresivo. Frente al que dice que sin ton ni son un día no podía levantarse de la cama, lloraba sin parar y empezó a ver toda su vida como una catástrofe de la que él era culpable y por ello a reconsiderar si lo mejor no era matarse.

Ese problema de la relación -cuantitativamente, la misma pero más fuerte cuando es sin causa, o cualitativamente diferente- entre las dos tristezas, de las dos depresiones fue resuelto por la psicopatología clásica con una respuesta negativa para la identidad, con la afirmación de la depresión endógena o reactiva.
Existiría una Tectónica de los Sentimientos, una pertenencia de los mismos a capas más o menos profundas que clasificaría a los mismos en sentimientos vitales, psíquicos o espirituales, según perteneciesen al cuerpo, a la psique o al espíritu. La tristeza vital sería aquella que perteneciese a ese ámbito de lo corporal y sería aquel estado que tenemos durante los pródromos de las enfermedades virales caracterizado por la inhibición psicomotriz, la tristeza y el tedio, perteneciendo todo ello al endon, a lo profundo de nuestra biología. Lo esencial de esa tristeza es su carácter cualitativamente diferente de la tristeza psicológica, la tristeza de la depresión endógena no sería una pena como la del duelo pero más grande, sino una especie, dicen los clásicos, de monstruo psicológico que no pertenecería al campo de la psicología y que por ello no se parecería en nada a un fenómeno afectivo de una psique normal, sino que sería una mezcla de fenómeno físico-afectivo-cognitivo y de ahí esa falta de comunicación, de resonancia afectiva que tiene el monocorde y reiterativo diálogo con un paciente depresivo y su reflectancia al cambio en función de cualquier suceso venturoso.

El interés de la distinción entre las distintas capas sentimentales consiste en que los antidepresivos, y su genealogía histórico-comercial consiste en un imparable avance que abarca todo el campo de los sentimientos, en donde el valor de uso de los antidepresivos es un fenómeno en el que la depresión pasa a ser un término que significa todo lo que le pasa a individuos en los más variados conflictos: desde el duelo a los dolores sin causa, desde los vicios de jugadores al ascetismo anoréxico, desde la vejez al parto, todo se rotula bajo la sospecha de depresiones encubiertas y los antidepresivos pasan a ser fármacos a consumir por toda clase de pacientes físicos, psíquicos o más allá de personas en situación de duelo (una historia de amor desgraciada puede arreglarse desde la farmacia) o aún más allá de individuos normales a la búsqueda de una mejor vida como los llamados Usos Cosméticos del Prozac.

De ahí que si uno lee textos psicofarmacológicos sobre antidepresivos se verá inundado por continuas referencias a circuitos dopaminérgicos, a metabolitos noradrenérgicos y cómo no, a una sustancia: la SEROTONINA, supuesta responsable de conductas tan separadas como la queja dolorosa sin causas física, el suicidio o el juego y la comida patológica.

estatus5 (1)Esa Serotonina, supuesto mediador de conductas tan diversas parece realizar el viejo sueño fisicalista de REDUCIR el lenguaje psicológico a la fisiología cerebral -cuando me quejo o actúo de todas esas formas estoy traduciendo un defecto de serotonina en algunos circuitos sinápticos-, no debe encubrir que ninguno de esos circuitos o neuromediadores se mide o se observa directamente cuando un médico prescribe cualquier antidepresivo. De ahí que a diferencia de la toma de una medicina de verdad, cuando los análisis así lo indiquen o la radiografía lo señale, el tomar o no tomar pastillas de los nervios y antidepresivos en particular, depende de la calidad de la queja, es decir según como le suene al médico ese estoy triste o el me duele, según de cuales otras quejas se acompañe ese dolor central (dormir poco o mucho, estar más cansado por la mañana que por la noche o más en otoño que en invierno) es lo que va a decidir una indicación u otra de antidepresivos. Y por lo mismo, de nuevo al contrario que en los fármacos normales que se tomarían mientras dure la infección o de por vida si es una diabetes de evolución crónica, la evolución de esa queja subjetiva tras la toma de unas píldoras es de nuevo el criterio decoroso en la continuidad o discontinuidad de la toma de antidepresivos.

Extraído del texto «Falsas promesas: ¿Medicamentos contra las enfermedades mentales?» editado en el libro «UHP (¡Uníos Hermanxs Psiquiatrizadxs en la guerra contra la mercancía!)», Madrid 2007.

Anuncios

Acerca de Cuerpo sin órganos

El Amanecer es un periódico producido desde el año 2011 en aquel territorio que llaman chile. Nos presentamos como una editorial anárquica en su profundo sentido de negación a cualquier forma de sometimiento y sujeción, cabe decir que no entendemos el anarquismo como una ideología o alguna que otra fantasía de la sociedad idealista platónica, para nosotrxs la anarquía es devenir y NO ser; en ese sentido no concebimos al anarquista como una identidad sino como una forma de resistencia desterritorializada y fuga al estado de las cosas que nos somete. Actualmente la edición impresa del periódico se encuentra en un estado de pausa ya que quienes le editábamos nos encontramos en un momento de (auto)producción periférica de saberes. A la fecha seguimos produciendo artículos, ensayos y manifiestos que abordan temas como el esquizoanálisis, contrafilosofía (michel onfray), antipsiquiatría, teoría queer feminista, situacionismo, nihilismo y cualquier cuestión asociada al anarquismo como nosotrxs lo deseamos.
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Antidepresivos. Falsas promesas: ¿Medicamentos contra las enfermedades mentales?

  1. k[MAS] dijo:

    Dejaré esta wea por aquí. Gracias a lxs compas que realizan este proyecto!
    Compartiendo http://www.youtube.com/watch?v=dP1MNEt2STs

  2. Sergio dijo:

    queria comentarles que el laboratorio Lilly de Argentina dejo de distribuir el PROZAC DURAPAC, ellos recomiendan reemplazarla con PROZAC 20 mg. yo he intentado hacer ese cambio y no puedo. me produce pánico y mucha anciedad, se me sube la presion arterial, etc. ¿que me sujieren que haga?Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s