El asesinato de la familia o el devenir a la manada

La familia es la institución de soberanía e individualización que se sigue promocionando con fuerza desde los discursos humanistas, mediáticos, de poder político, y a veces de los llamados críticos, no conviene su abolición, es precisa su reforma interna para justificar su existencia frente a posibles fugitivas. La familia al ser soberana de los cuerpos administra sus vidas, les impone compromisos, normas y se encuentra en funcionalidad con las instituciones disciplinarias; se desarrolla entre la familia y estas una cohesión necesaria para la normalización del niño. Michel Foucault decía “…la familia, en cuanto obedece a un esquema no disciplinario, a un dispositivo de soberanía, es la bisagra, el punto de enganche absolutamente indispensable para el funcionamiento mismo de todos los sistemas disciplinarios”(1). El padre soberano escolariza al hijo, la escuela hace el resto, Foucault dirá que “Para estar obligados a ir a la escuela, es preciso que actúe esa soberanía que es la familia”(2); se trata de producir individuos normales, evitando la fuga creadora, se ejecuta entonces el asesinato de las niñas por guía familiar.Pero la familia no se nutre solo de su modelo tradicional, sino mucho más de los procesos de reformas que le han modificado sus apellidos, parte de mantener esta vieja institución se trata de codificar su presentación pero dejando su fin soberano intacto, por esto último tiene sentido hacer perdurar ciertos contratos sociales (puede ser por asunto jurídico o ético): maternidad obligatoria, vida en pareja monogámica, reconocimiento de los hijos, prohibición del incesto, dichas obligaciones que se suelen enmarcar en retóricas humanistas y/o románticas que también les justifican.

El asesinato de la familia no es tan simple, cuando su estructura se encuentra en crisis como sucede hoy no es sinónimo a priori de un buen porvenir, puesto que en la familia hecha trizas se introducen una serie de dispositivos disciplinarios disfrazados de “asistencia social”, aparecerán los orfanatos, escuelas de tiempo completo, correccionales de posibles marginados, y la no menos importante terapia psiquiátrica. En todas esas instituciones se tratará de conservar el modelo familiar; llegaran los vigilantes ahora llamados “tíos”, se sumaran los carceleros, psicólogos o pedagogos de la subjetividad dominante bajo el nombre de “hermanos mayores”, en todo caso se sigue tratando de conservar esa familia ausente, algo parecido decía David Cooper “La familia, como ya hemos visto, se ve repetida indefinidamente en su anti-instintividad por todas las instituciones de esta sociedad”(3).

Creo que la reforma es nefasta, y se debe destruir la familia, pero un proceso de entropía acompañado de un devenir de la manada y los niños huérfanos. Abandonar la paternidad se tratará no solo de caminar a la extinción, sino también de desarrollar un campo de resistencia y desterritorialización en la relación que tenemos con las niñas que llamamos hijas, es preciso dejar de ser padres, matar al padre soberano, abolir este rol para destruir cada cuestión asociada, entonces nos volvemos niñxs todxs; manada solidaria-afectiva, y ya no familia.

Orlando Esquizo.

Notas

(1) Clase del 28 de Noviembre de 1973, El poder psiquiátrico, Michel Foucault

(2) Clase del 28 de Noviembre de 1973, El poder psiquiátrico, Michel Foucault

(3) La Muerte de la Familia, David Cooper (1971)

Extraído desde: Rizoma y la Nada destructora.

Anuncios

Acerca de Cuerpo sin órganos

El Amanecer es un periódico producido desde el año 2011 en aquel territorio que llaman chile. Nos presentamos como una editorial anárquica en su profundo sentido de negación a cualquier forma de sometimiento y sujeción, cabe decir que no entendemos el anarquismo como una ideología o alguna que otra fantasía de la sociedad idealista platónica, para nosotrxs la anarquía es devenir y NO ser; en ese sentido no concebimos al anarquista como una identidad sino como una forma de resistencia desterritorializada y fuga al estado de las cosas que nos somete. Actualmente la edición impresa del periódico se encuentra en un estado de pausa ya que quienes le editábamos nos encontramos en un momento de (auto)producción periférica de saberes. A la fecha seguimos produciendo artículos, ensayos y manifiestos que abordan temas como el esquizoanálisis, contrafilosofía (michel onfray), antipsiquiatría, teoría queer feminista, situacionismo, nihilismo y cualquier cuestión asociada al anarquismo como nosotrxs lo deseamos.
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El asesinato de la familia o el devenir a la manada

  1. Jose dijo:

    ¡Muy bueno! Es difícil contemplar la desaparición de los roles familiares como un acto distinto del asesinato; si bien no es nada lo que se mata, acaso un fantasma. Bienvenido a nuestras páginas: http://moraluniversal.com/es/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s